A menudo me encuentro con una pregunta en lo más diversos de los ámbitos, ya sea en la cola del supermercado como tomando algo alegremente en una discoteca. Cuando algún buen amigo tiene la fabulosa idea de presentarme como “Julian, mi tatuador”, la más común de las reacciones y a su vez la que más temo es una exclamación “Wooooow, estaba pensando en hacerme un tatuaje” esa pregunta me tele-transporta automáticamente al estudio en horario comercial y corrompe mi ansiada desconexión. Nunca falta el amable acompañante que le dice “déjalo tranquilo, no ves que está de fiesta!”, pero a la mayoría, por no atreverme a afirmar a todos a los que nos dedicamos este arte, nos gusta lo que hacemos y me siento afortunado de poder asesorar a una persona respecto a este (y aquí me tengo que indignar) aún desconocido mundillo. Sabemos ya (más o menos) la cantidad de años en la que el ser humano lleva marcando su piel con distintos motivos dependiendo de la cultura u otros factores, gracias a dios las personas poseemos hoy en día esta casi ilimitada fuente de conocimiento que es el Internet, que a decir verdad a veces ayuda y otras tantas no hace más que confundir aún más a estas personas que se sienten atraídas por este concepto de marcar para la posteridad nuestras pieles.

Marcar para la posteridad nuestras pieles

Volviendo a la discoteca y al amigo de mi amigo sorprendido con mi profesión, la fatídica pregunta llega ” tú que sabes de esto, que me puedo tatuar?”. Lo más frecuente que pueda ocurrir en estas situaciones es contestar a esa pregunta con otra pregunta, “ que es lo que te gusta a ti?”, creo que el motivo de un tatuaje es extremadamente personal, pero no creo en los cientos de exageraciones que giran en torno al tatuaje y los diseños, ya que suelo oír muy a menudo frases como “yo no se como este se ha podido tatuar esa chorrada” o alguno más educado que suele decir “el diseño no me parece feo pero yo no me lo hago ni loco” , ya sea que decidamos tatuarnos un símbolo religioso o al pato Lucas, creo que siempre hay un motivo personal para él escoger tal o cual motivo para plasmar en nuestras pieles para siempre, por mucho que a nuestros amigos les parezca absurdo o poco trascendental. Por esto, es que creo que la mejor manera de llegar al tatuaje, o en este caso el motivo del tatuaje idóneo para cualquier persona, no tenemos más que hacer esa simple pregunta, ” a ti, que te gusta?”.
Puedes encontrar respuestas de lo más variadas, después de todo ya lo dice el dicho, para gustos los colores, y enfatizo creo que esa decisión es extremadamente personal, también creo sincera y humildemente que nadie nos debería influenciar o condicionar a la hora de escoger un diseño para tatuarte, por esto, os aconsejo a una persona que nunca les va a fallar a la hora de decidir un motivo para plasmar en tu piel ‘para toda la vida’ ya que, siempre estará con vosotros, en las buenas y en las malas, por eso os invito a preguntaros, o mejor dicho a auto preguntaros vosotros mismos; ‘que me gusta?’, ‘qué cosas me han marcado definitivamente tanto como para querer llevar orgullosamente en mi piel durante mi paso en esta vida?’.

Qué me puedo tatuar

Amigos, si alguien os afirma con certeza que diseño es bueno o malo para tatuarse, os aseguro que será bajo su propia experiencia , nunca bajo la vuestra, ya que ni una sola persona percibe una experiencia al igual que las demás personas a pesar de haber experimentado la misma situación. Existen tantos puntos de vista diferentes como personas habitamos este mundo, os invito también, a transgredir lo establecido, a sorprender a innovar y también, a elegir un profesional que sepa interpretar vuestra idea, a mirar sus trabajos anteriores para poder así apreciar si el estilo de este artista coincide con el de la idea que traéis en mente. Espero que no haga falta tener que recordarles que lo barato sale caro, comentarles también la infinidad de estilos con los que os topareis en su búsqueda, tener en cuenta vuestro tono de piel y el sitio donde plasmarlo, ya que si os tatuáis en una zona llena de pelos y no lleváis idea de depilaros es un poco absurdo hacer muchos detalles… Por esto os ánimo tatuarse zonas visibles de vuestro cuerpo con dibujos de lo más variados y bien realizados para no arrepentirse jamás, un buen artista os dejará siempre muy contentos respecto a vuestra decisión de plasmar ese diseño, contrario ocurrirá si os dejáis marcar por un primo de un colega que lo hace en el garaje de sus padres, después de todo apuesto a que nunca dejarían realizar ningún tipo de intervención quirúrgica en un sitio que no sea un hospital, una clínica o algún otro centro especializado.

Dar rienda suelta al arte

Puntualizando y para ir terminando, si la pregunta es ‘que me tatúo?’ Lo que debemos hacer es una introspección en nuestros propios recuerdos o deseos y confiar en un buen artista que sepa interpretar nuestro concepto en su estilo artístico, antes investigado por nosotros, y dar rienda suelta al arte. Que aún hay gente que no considera el tatuar un arte? Pufff! Eso es asunto para otra ocasión…

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y tu experiencia de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Close