En todo comienzo de una persona al empezar a tatuarse, nunca falta la mítica pregunta… ¿oye, me va a doler?

 

Bien pues, esta es la realidad… SI, tatuarse duele.

 

Tatuarse no deja de ser una herida en el cuerpo y como toda herida, duele.

 

Hay muchas variables que hacen que este dolor sea más o menos intenso. Desde nuestro punto de vista, hay algunas que consideramos las más influyentes, la cuales son las siguientes:

 

  • La zona en la que vas a tatuarte.

  • El tiempo que vas a estar.

  • El tipo de aguja que se va a emplear para tu tatuaje.

  • La mentalidad con la que vengas.

La primera variable, sobre el grado de dolor en las diferentes zonas del cuerpo, podemos distinguir zonas en las que se soporta mejor el dolor como los brazos y piernas, salvando codos y rodillas y por otro lado, zonas en las que resulta bastante más complicado aguantar cierto rato tatuándose, las cuales las más destacables serían: manos, pies, costillas, esternón, tripa y pecho. Por ello, es interesante hacer caso a las indicaciones de tu tatuador si te recomienda cambiar de zona a tatuar.

 

Teniendo en cuenta la variable del tiempo, este influye bastante. No es lo mismo estar 10 minutos, los cuales se pueden aguantar sin mucho esfuerzo independientemente de la zona, que estar 4 horas aguantando un dolor constante… tras 4 horas, va a doler sea la zona que sea.

 

Como hemos mencionado, la aguja a emplear también es una variable que puede influir. Una aguja más grande será más dolorosa que una más pequeña, ya que la herida que hace, también es más grande. Hay gente que dice que la aguja pequeña le resulta más irritante puesto que es más punzante… como en todo, ¡siempre es cuestión de gustos y personas!

 

En cuanto a esta última variable y también fundamental, cuando vengas a tatuarte es recomendable venir mentalizado de que es algo doloroso. Por lo que venir tranquilo y descansado, puede facilitar mucho el proceso.

 

Conclusión: Tatuarse duele, SI, pero cada persona soporta el dolor de una manera diferente. Lo importante es tener en cuenta y ser conscientes de que cuando vamos a hacernos un tatuaje, algo vamos a sufrir pero que el resultado va a merecer la pena y por tanto, afrontar el tiempo que estemos siendo tatuados con la mejor de las ilusiones.

 

 

¡Esto es lo que opinan nuestros valientes seguidores!

 

Tatuarse Duele

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y tu experiencia de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Close